Relajate con una sesión de Reiki que te ayudará a mejorar tu salud, calmar tus emociones y equilibrar tu energía.

Beneficios del Reiki:

  • Ayuda en estados de depresión, tristeza, bloqueo, alteraciones del carácter, desánimo, etc.
  • Mejora cualquier alteración de la salud física (migraña, insomnio, alergias, hepatitis, etc.)
  • Disminuye el cansancio y estimula la vitalidad
  • Potencia el sistema immunitario
  • Acelera los procesos de cicatrización y recuperación tras operaciones u otras situaciones de enfermedad
  • Disminuye los efectos secundarios de la medicación y ayuda al organismo en la eliminación de residuos químicos (corticoides, quimioterapia, substancias adictivas, etc.)
  • Potencia todas las demás terapias y permite el tratamiento a cuatro manos

¿Qué es el Reiki?

El Reiki es una terapia energética y natural que actúa a nivel físico, mental y emocional.

El terapeuta, tras recibir la iniciaciones, está capacitado para canalizar la Energía Reiki hacia el cuerpo del paciente. Según el nivel del practicante, este puede usar los símbolos Reiki para potenciar la curación, incidir en algún aspecto concreto o incluso realizar el tratamiento de Reiki a distancia.

Como has podido leer arriba, los beneficios del Reiki son muchos y es recomendable para casi cualquier situación, dolencia o como tratamiento preventivo para mantenerse san@ y en buena forma. Es una terapia natural, totalmente segura y pueden recibirla incluso niños, personas mayores o mujeres embarazadas. De hecho es especialmente interesante para estos casos ya que estimula el crecimiento, la regeneración celular y el buen equilibrio de las funciones del cuerpo.

En la sesión de Reiki el terapeuta coloca sus manos sobre los 7 Chakras principales y algunos de los secundarios. La energía actúa deshaciendo bloqueos en los centros energéticos y estabilizando aquellos que estén híper o hipoactivos. A medida que cada Chakra queda equilibrado se pasa al siguiente, estabilizándose energéticamente el cuerpo del paciente.

Durante la terapia, el practicante puede decidir utilizar los Símbolos Reiki para potenciar algún aspecto en concreto (por ejemplo para reforzar el tratamiento en el área física o emocional).

Ni el paciente ni el terapeuta deben concentrarse en nada concreto, la energía Reiki es canalizada a través del practicante e interviene allí dónde es necesario.